Home

(En la portada de esta página) Blanca Neris Chavez sentada en su casa de Intipucá./ (On the cover of this page) Blanca Neris Chavez sitting at her house in Intipucá. (Abajo) El árbol genealógico de Blanca Neris Chávez dibujado por ella misma./ (Down) Blanca Neris Chávez’s family tree handmade by herself. February/ March 2019.

“Volví para ser mi propia patrona.”

Después de vivir 15 años en los EE.UU., Blanca Neris Chavez decidió regresar a Intipucá para “ser su propia patrona”. Ahora, dirige el Rancho Icacal que está en la playa, donde intenta dar oportunidades de empleo a los jóvenes locales. Como parte de este proyecto documental, le pedimos que dibujara su árbol genealógico. En color rojo, las personas que viven en los Estados Unidos, y en azul, quienes viven en El Salvador. Intipucá, El Salvador. Febrero/ Marzo, 2019.

“I came back to be my own boss.”

After living for 15 years in the U.S., Blanca Neris Chavez decided to go back to Intipucá to be her “own patrona”. Now, she runs the Icacal Ranch, at the beach, where she tries to give job opportunities to young locals. As part of this documentary project we asked her to draw her family tree. In red color, people who live in the U.S.’ names, and in blue, the ones living in El Salvador. Intipucá, El Salvador. February/ March, 2019.


(Derecha) Fernando, habitante de Intipucá. (Izquierda) Su árbol genealógico dibujado por él mismo./ (Right) Fernando, Intipucá’s citizen. (Left) His familiy tree handmade by himself.

“Fuimos los primeros, había un señor que le sacaba la Visa a uno. Me fui con pasaje pagado para Estados Unidos en el año de 1960. Para comprar no había quién hablara español, solo inglés. Entonces para entender hacíamos señales. Pasé 3 años por allí hasta que me deportaron.” Septiembre, 2017.

Fernando, volvió a Intipucá después de muchos años en los Estados Unidos. Sus hijos viven hoy allí, excepto por una hija. Como parte de este proyecto documental él dibujó su árbol genealógico. En color azul, las personas que viven en El Salvador, y en rojo, las que viven en los EE.UU. Intipucá, El Salvador. Septiembre, 2017.

“We were the first. There was a man who got each person a Visa. I left with a paid ticket to the United States in 1960. If you wanted to buy something there was no one who spoke Spanish, only English. So we used gestures. I was there for three years until they deported me.” September, 2017.

Fernando, has turned back to Intipucá after many years in the USA. His sons are today living there except for one daughter. As part of this documentary project, he drew his family tree. In blue colour, people living in El Salvador, and in red, the ones living in the U.S. Intipucá, El Salvador. September, 2017.